4 feb. 2014

ISLANDIA. SKOGAFOSS, UNA CASCADA CON LEYENDA. BORDEANDO EL SUR (II)

CAMINO DE SKOGAFOSS
Seguimos disfrutando del paisaje y haciendo fotos en todo el trayecto.

ALREDEDOR DE SKOGAFOSS
La vivienda más antigua y algunas más.
Rústshellir es una roca en la que se construyó la que se cree primera vivienda de Islandia, se considera un sitio de interés por los restos encontrados, entre ellos una fragua. Info: aquí

La foto desde el coche no da para muchos detalles, sirva simplemente como reseña del sitio.



Algunas de las granjas tradicionales  al abrigo de los farallones y que pueden verse desde la carretera.


En algunos casos la pared rocosa es aprovechada como parte de la construcción, la de la izquierda, "ampliada  y actualizada", está directamente empotrada en la roca :)
En ésta se aprecia mejor:


SKOGAFOSS, UNA CASCADA CON LEYENDA
Y ya tenemos al fondo Skogafoss, cascada del río Skogar, poderosa y hermosísima,  caída  de 60 m  y 25 de ancho, por ella parece vaciarse un recipiente gigantesco, y así es en realidad, el Skogar transcurre por un valle entre los glaciares Eyjafjallajökull y Mýrdalsjökull, gigantescos recipientes de hielo y tras el susto de este salto  a la llanura costera  transcurre tranquilamente hasta el Atlántico.




Pisando cenizas 
A la orilla del Skogar pisamos cenizas volcánicas. El glaciar Eyjafjallajökull es uno de los más pequeños de Islandia, pero esconde debajo un  volcán bastante latoso, lo conocimos por todas partes  en 2010, cuando tuvo la ocurrencia de explotar inundando de cenizas toda Europa y dejando el tráfico aéreo en shock durante varios días, hasta una semana en algunas zonas, suyas son las que pisamos ahora.

La leyenda de Skogafoss
(Según el panel informativo)
La leyenda cuenta que Þrasi Þórólfsson, un vikingo que se estableció en Skógar, escondió un cofre de oro detrás de la cascada. Más tarde, un joven trató de recuperar el tesoro, pero sólo logró encontrar un anillo al lado del cofre antes de que desapareciera una vez más. El anillo se colocó en la puerta de la iglesia en Skógar y ahora es el orgullo del museo local. Cuando el sol brilla, todavía se pueden ver rastros del oro de Þrasi  en el arcoiris  de la cascada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario