29 mar. 2015

ISLANDIA, FIORDOS DEL ESTE (I)


Toca una entrada sobre Islandia, se está haciendo eterna esta especie de crónica gráfica intermitente y por fascículos, otras cosas se interponen o tal vez esa lentitud se debe al placer  que me produce recordar, mirar, elegir las fotos de ese viaje y lo paladeo lentamente como una golosina, lo hicimos entre agosto y septiembre de 2012 y estamos en 2015.


Nos habían avisado cuando preparábamos el viaje, "si hay mucha niebla por los fiordos del Este, no os paréis, tirad hacia adelante"; pero tuvimos suerte y  ligeras nieblas, algún chubasco ligero nos proporcionaron unos cielos preciosos que nos hicieron disfrutar de un recorrido en el que se mezclan picos nevados, praderas, humedales y poblaciones con mucho encanto.





Amanece Vagnsstadir, hora del desayuno en el hostel.

En marcha hacia los fiordos del este, desde la Ring Road, caballos, tríos de ovejas, granjas,... con el mar o el glaciar al fondo.




Caballos y ovejas, siempre de tres en tres, madre y dos crías, libres por cualquier parte
  

Y llegamos a  Hönf donde aprovechamos para aprovisionarnos en un súper que en este caso no era un Bonus.


Autoservicio de baños termales al aire libre con el glaciar al fondo.
La carretera bordea los acantilados, dan ganas de pararse a cada momento.

Cisnes salvajes en las praderas naturales

Djúpivogur
En la entrada de Berufjördur, el primer fiordo,  tres en uno,  preciosa bahía, población y puerto con mucho encanto.

Situándonos ...

Landabúd, construcción  de 1790, actualmente convertida en una especie de centro de recepción de visitantes. 



Baños termales, arte... Y niños saliendo de la escuela.
Las tumbonas dispuestas para cuando salga el sol.

Un paseo aunque haga frío.



  Zona de humedales con observatorios para avistamiento de aves.


El viento en la hierba.
Día de lluvias y claros

Bordeando la bahía, trabajo escultórico de  Sigurð Guðmundsson, consistente en una hilera de 34 huevos que reproducen proporcionalmente a los de las especies de aves que anidan en la zona.
Más info sobre este trabajo: http://www.djupivogur.is/ferdavefur/?pageid=1752



    Esa luz
 De Djúpivogur a Reydarfjordu
 Cultivos marinos en el fiordo.


Paramos en Stödvarfjördur, donde un vecino ya fallecido acumuló tal cantidad de piedras y otros objetos recogidos en el entorno del pueblo que, sin orden ni concierto llenan la casa y se desbordan por la acera.

Fáskrúdsfjördur a la otra orilla del fiordo.

  
En los Fiordos del Este las nieblas casi totales son muy frecuentes, en este caso tuvimos suerte y fueron "levantando" a lo largo del día regalándonos unos cielos hermosísimos.



Entre picos aún con restos de nieve a finales del verano, praderas en plena cosecha del heno.

Tiempo de recoger el heno

Mi tesoroooo



Y llegamos a nuestro destino, Reydarfjordur, al atardecer, sobre las 22:00, hora local, con bastante frío y  el comienzo de una puesta de sol que invita a un paseo.





En la segunda parte de los fiordos, Seydisfjördur,  pueblo de artesanos y artistas nos han dicho.

4 comentarios:

  1. Gracias Feli, por las fotos que son maravillosas, por recordarnos que es casi revivirlo, por compartir tu trabajo y por tu amistad. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, Chari, por ese comentario tan cálido. Es un gustazo para mi ponerme con Islandia, tardo mucho mirando las fotos, recordando el sitio, completando información, en resumen, disfrutando como una enana. Si alguien más lo disfruta, miel sobre hojuelas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. No te arrepentirás, al menos a mí es de los sitios que más me ha impresionado, y los fiordos del este no son de los sitios más impactantes. Gracias por comentar, Carmen. Un abrazo

      Eliminar