20 oct. 2014

EL REBUSCO



Rebuscar, espigar... Tras  cualquier cosecha, siempre quedan restos, granos, frutas... que   hay quien recoge y aprovecha. El otoño es tiempo de rebusco tras la vendimia, hay quienes hacen incluso pitarras con esos pequeños racimos, "esquinitas" les decimos en algunas zonas de Extremadura.

Actualmente, gracias a esta crisis de reparto de la riqueza, el rebusco se ha extendido de lo rural y agrícola a las ciudades y,  para vergüenza de todos,  a contenedores de supermercados y  tiendas de alimentación, perdiendo la poesía del racimo de uvas,  los tomates o  patatas, esa costumbre tan arraigada en las zonas rurales,  puro placer  que ahora tiene otro sentido.

Esta entrada me viene muy bien para recomendar una hermosa película, Los espigadores y la espigadora, que trata sobre  lo que tiramos en esta  sociedad hiperconsumista y sobre quienes viven de lo que tiramos, involuntaria o voluntariamente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario